Cinco razones por las cuales algunos educadores aún prefieren los pizarrones


Comenzó en Escocia en 1801. Se colgó una pizarra de gran tamaño en la pared y se creó el pizarrón, el cual revolucionó la enseñanza y el aprendizaje en todo el mundo.

Antes del pizarrón, cada estudiante tenía una pizarra individual de madera con arenilla negra para practicar caligrafía, solucionar matemática y responder preguntas del profesor. Los educadores marcaban el ritmo del aula, donde evaluaban la pizarra con respuestas de cada estudiante, ya que no había medios para presentar la información de forma visual en una habitación llena de estudiantes todos juntos a la vez. El estilo de enseñanza y aprendizaje era muy individualizado comparado con las aulas de aprendizaje activo de hoy.

Los pizarrones del aula dieron el puntapié al movimiento de aprendizaje colaborativo. Toda la comunicación en ese entonces era comunitaria. Los estudiantes aprendían en grupos y compartían el conocimiento uno con el otro. Los formatos de las lecciones cambiaron, con instructores que enseñan a muchos estudiantes a la vez en comparación con un intercambio personalizado, lo cual hizo que los tiempos de las clases se incrementaran. La pizarra se convirtió en el aporte intelectual del aula.

Una pila de pizarrones personales clásicos sobre una mesa de escuela vieja

A mediados del siglo 19, cada aula de los Estados Unidos tenía un pizarrón para enseñar a los estudiantes. Esta era la única herramienta de enseñanza en el aula hasta que llegaron las pizarras blancas a fines de 1980. No obstante, no todos los profesores y aulas cambiaron al mecanismo moderno.

Con tantos beneficios que ofrecen los pizarrones blancos, ¿por qué algunos educadores aún prefieren los pizarrones en la era actual? Los siguientes cinco factores lo explican.

Accesibilidad: En muchos países subdesarrollados, los pizarrones superan las pizarras blancas porque son más fáciles de acceder. Vipin Makkar, gerente regional de PolyVision en India, dice, "India es uno de los mercados principales de la región para los pizarrones. Son muy populares en segmentos de educación porque el costo de fabricación de los pizarrones es mucho menos costoso comparado con las pizarras o pizarrones de vidrio. La tiza también es menos costosa que los marcadores".

Una niña escribiendo en un pizarrón en un aula de India

Caligrafía: Muchos creen que la caligrafía es superior en un pizarrón. Con frecuencia, los pizarrones se venden con líneas para este propósito, especialmente cuando los estudiantes están solo aprendiendo a escribir. La caligrafía también tiene más importancia en algunos idiomas. El japonés, chino y coreano son ejemplos de idiomas donde los caracteres están intricados y la caligrafía es parte de la expresión de la palabra. Chi Kin Tam, gerente de ventas regional de PolyVision en Hong Kong, dice que esta es una razón principal de por qué los educadores aún usan pizarrones. "Otra razón clave para elegir la tiza en el mercado chino es que creemos que la tiza es una mejor opción para presentar la caligrafía china. Los caracteres chinos son muchos más gruesos y escribir con tiza es una representación más parecida a la escritura tradicional con un pincel".

Pizarrón con paneles deslizables en el frente de un aula

Naturaleza táctil: La tiza se siente más como un lápiz o bolígrafo al escribir. Por esa razón, muchos educadores prefieren escribir con tiza en lugar de marcadores. Makkar dice que esta es una razón por la cual los profesores de India usan pizarrones. "Los profesores de escuelas prefieren escribir con tiza por la experiencia de escribir y sentir". Además, el rasguño de un subrayado y golpecito de la tiza en el pizarrón le da más énfasis a puntos específicos.

Tiza sin polvo: Por lo general, cuando las personas piensan en pizarrones, imaginan las nubes de polvo que cubrían el aire cuando borraban contenido en el pizarrón. Actualmente, con tantas preocupaciones sobre la salud y asma de los niños, muchos están fabricando tizas sin polvo. Con esta preocupación, Makkar dice que la preferencia por la tiza en India es cada vez mayor. Tam está de acuerdo con Makkar, "No es bueno lidiar con el polvo de la tiza que se crea en el aula, por eso el mercado comienza a poner la atención en la tiza líquida/sin polvo".

Nostalgia: Para muchos, la idea de un pizarrón evoca un entorno universitario clásico, donde la pared está repleta de conocimiento, desde fórmulas matemáticas hasta teorías filosóficas. Esta nostalgia del pasado es lo que hace que muchos profesores sigan usando pizarrones. Es la manera en que ellos aprendieron y es la forma en que prefieren enseñar. Los profesores de School of Mines & Technology de South Dakota están luchando para mantener sus pizarrones mientras la escuela se renueva por esta razón. Para quienes valoran esta modalidad antaña en el aula, los pizarrones agregan un aspecto emocional a la enseñanza.

Pizarrón con colorido arte de trabajo y  letras chinas sobre su superficie

Con estas cinco razones, es fácil ver por qué las pizarras blancas no borraron los pizarrones tradicionales de la historia. Con funciones modernas, como una variedad de colores, tamaños y tiza sin polvo, los pizarrones pueden ofrecer entornos de aprendizaje colaborativos y contemporáneos a las aulas de todo el mundo, y mantener un poco de historia en el proceso.

Deje una respuesta