fbpx

Cuestiones que los empleadores deben considerar para cuando pase la pandemia


En todo el mundo se empezaron a reabrir las oficinas, cada una a su propia manera pero todas con cambios notables. Estaciones de higiene con desinfectante para manos y toallitas de limpieza, protocolos de uso obligatorio de mascarilla y distanciamiento físico, y hasta escritorios ordenados de forma diferente y separados por barreras. Si bien los ajustes varían según la oficina, todos tienen cambios a los que adaptarse. A medida que nos adaptamos a un estado alterado de normalidad, ¿qué deben considerar los empleadores para el futuro después del COVID-19?

Flexibilidad

La incertidumbre inherente a una crisis de salud global en constante cambio obliga a las empresas a reevaluar su capacidad de adaptar sus espacios de trabajo para distintas necesidades. Desde un espacio abierto para trabajar en equipo a una zona de trabajo privada más distanciada, las oficinas tendrán que ofrecer la flexibilidad de cubrir rápida y fácilmente las necesidades de los empleados en cuanto a comodidad, salud y factores ambientales cambiantes.

Aportar espacios ágiles que den una sensación de seguridad y protección a los empleados es fundamental para el rendimiento porque los empleados sentirán que pueden usarlos para colaborar entre sí. Al ofrecer una variedad de lugares físicamente distanciados donde se pueda trabajar, los empleadores pueden ayudar a sus empleados a mantener su autonomía y control sobre su espacio y a la vez garantizar que todos tengan acceso a un entorno seguro y productivo.

En respuesta a la necesidad de mayores precauciones de seguridad, ahora contamos con opciones para ayudar a controlar la propagación de microbios. Al instalar superficies colaborativas como Hygienic CeramicSteel en espacios concurridos, las empresas pueden crear un lugar limpio para que la gente vuelva a trabajar sintiendo que está protegida. Podemos reanudar la colaboración cara a cara, sin las fallas técnicas y otras interrupciones que pueden inhibir la productividad y el surgimiento de nuevas ideas.

Espacio de descanso en oficina con sillas amarillas haciendo juego, mesita de madera, planta en maceta y pizarra blanca de oficina instalada en la pared

La flexibilidad también incluye la disposición de los empleados a adaptarse a un aumento en pedidos de permisos para trabajar de forma remota. Al permitir que sus empleados trabajen desde casa con mayor frecuencia, las organizaciones pueden reducir la densidad de población en la oficina y tener menos puntos de contacto entre los empleados para reducir el riesgo de propagar enfermedades. En el mundo digital de hoy usamos muchas herramientas y plataformas en línea para trabajar. Esto no cambiará a medida que la gente regrese a la oficina porque la transición entre el trabajo de oficina y el trabajo remoto ahora es un proceso mucho menos complicado para los empleadores que desean asignar un horario laboral más flexible.

Productividad

Hace poco la revista Dezeen entrevistó a la diseñadora de interiores Helen Berresford, quien reveló que "la oficina moderna es un gran nivelador. Todos tienen una cantidad de espacio similar, la misma silla para sentarse, instalaciones y tecnologías similares". Por otro lado, para los empleados sin acceso a una oficina ideal o suficiente en su casa, trabajar de forma remota suele ser menos productivo y más estresante que trabajar en la oficina. Al descubrir el equilibrio justo entre el trabajo remoto y presencial, se puede mejorar la eficiencia según el estilo de trabajo y necesidades de cada uno.

Espacio abierto para conferencias, con paneles acústicos

Independientemente del formato, la colaboración en el lugar de trabajo nunca puede dejar de existir para que las empresas sigan creciendo; el desafío es hacerlo de una forma segura y eficaz. Para reducir las interacciones, las empresas pueden equipar sus espacios de trabajo con herramientas colaborativas portátiles como Textura Mobile para trabajar en equipo manteniendo una distancia adecuada, y crear zonas desplegables cómodas para trabajar individualmente.

Salud + Bienestar

En 2018 y 2019, la salud mental fue la causa principal de pedidos de días de ausencia al trabajo por enfermedad - 12.8 millones. A medida que los retos de salud mental aumentan en el lugar de trabajo, se hace más evidente que las empresas deberían empezar a considerar una estrategia enfocada en la salud y bienestar para cuando los empleados empiecen a reincorporarse en plena crisis sanitaria mundial. Si no se toma en cuenta el bienestar de los empleados, el resultado podría ser un aumento en el ausentismo y una caída del desempeño en general.

Cambiar la forma en que se ve el trabajo remoto o flexible llevará tiempo, pero  el hecho de que todos, desde la alta gerencia hasta los trabajadores, se tomen el trabajo de comprender las diferentes necesidades y niveles de confort es un paso importante para proporcionar el entorno de trabajo más eficaz para todos los empleados Al dar este paso, las organizaciones pueden trasladar su cultura empresarial a un nuevo ámbito de productividad e inclusión, mientras fomentan la conexión humana.

Para el futuro después de la pandemia, los empleadores deben recordar que los espacios tienen el poder de influir en las emociones. Al crear un espacio de trabajo saludable que promueva la seguridad y haga que los empleados se sientan relajados mientras trabajan, se sentirán más saludables y más felices y serán más productivos, haciendo que su compañía prospere.

Leave a Response