Estudio de casos: Cerámica sobre acero vs. Pintura para pizarra blanca


Haga una pequeña búsqueda en la web y encontrará una increíble selección de superficies para escribir para usar en oficinas, aulas y hogares. Para tomar una decisión que implica una considerable inversión, resulta importante comprender los beneficios y los inconvenientes de cada tipo de superficie. En los últimos años, el uso de la pintura para pizarra blanca, también llamada pintura de borrado en seco, se ha convertido en una opción popular en la comunidad del bricolage para convertir superficies lisas y planas en espacios aptos para escribir. Este encanto deriva del costo relativamente bajo del producto y de su fácil aplicación: ¿a quién no le gusta la idea de poder escribir sobre sus paredes, puertas y mesas? También se lo ha utilizado en algunas oficinas y aulas pero, ¿cuán duradero es? Colocamos la pintura en la pared para compararla en calidad y durabilidad con la cerámica sobre acero.

¿Cuál es la diferencia?

La pintura para pizarra blanca es una pintura de alto brillo que normalmente contiene un aditivo epoxi que se seca para convertirse en una superficie apta para borrar. Por otro lado, la cerámica sobre acero es un esmalte vítreo (es decir, derivado del vidrio) fundido con una lámina de acero para crear una superficie lisa, magnética y resistente a manchas, rayones, bacterias y el fuego.


Brillo

La capacidad de escritura superior comienza con una superficie lisa.  La cerámica sobre acero brinda un plano para escribir similar al vidrio de principio a fin. Por el contrario, cuando se aplica pintura para pizarra blanca a una superficie plana y lisa (con frecuencia plástico o yeso) queda una textura rugosa o de "piel de naranja", a pesar de que se haya aplicado con un rodillo para pintura liso. Esto produce menor brillo que el de su equivalente, la cerámica sobre acero, y crea fricción, lo cual resulta en cierta resistencia al escribir y borrar.


Cerámica sobre acero a la izquierda, pintura para pizarra blanca a la derecha

Capacidad de borrado

Al ser una superficie no porosa elaborada con materiales inorgánicos, la cerámica sobre acero no absorberá la tinta, más allá de que se trate de un marcador permanente o de borrado en seco.  Esto significa que las superficies para escribir de cerámica sobre acero no dejarán un "efecto fantasma" o manchas. La tinta del marcador de borrado en seco se puede limpiar fácilmente de la superficie con un paño seco o con un borrador estándar; mientras que la tinta de bolígrafos, marcadores permanentes o semipermanentes se puede borrar con un limpiador a base de solvente.

La capacidad de borrado de los marcadores de borrado en seco sobre la pintura para pizarra blanca es menor que sobre la cerámica sobre acero, debido a su menor nivel de brillo y su superficie rugosa, sin mencionar que además la pintura es porosa. Todo esto se torna tres veces peor con el paso del tiempo. Todo ello implica que la pintura para pizarra blanca absorberá la tinta de los marcadores, lo cual dejará manchas con el uso y no resulta compatible con el uso de marcadores permanentes como sucede con la cerámica sobre acero.


Cerámica sobre acero a la izquierda, pintura para pizarra blanca a la izquierda

Dureza de la superficie

La dureza de la superficie se refiere a cuán fuerte o resistente al desgaste es dicha superficie. En el caso de la cerámica sobre acero, se trata de un esmalte de porcelana que es tan duro como el vidrio. No se marcará ni quebrará fácilmente con algún impacto. De hecho, es tan fuerte que PolyVision lo respalda con una  Garantía de por vida, lo que asegura la superficie por la vida útil del edificio en el que se encuentra instalada o por la vida útil del producto, lo que suceda primero. 

La pintura para pizarra blanca es tan dura como la superficie que esté pintada con ella. El deterioro y las manchas aparecerán con mayor facilidad sobre una superficie pintada, al igual que sucede sobre cualquier pared pintada, y no dará el mismo aspecto profesional que brinda una inmaculada superficie de cerámica sobre acero.




Cerámica sobre acero arriba, pintura para pizarra blanca abajo

Resistencia a rayones y abrasión

Para probar la pintura para pizarra blanca y la cerámica sobre acero se utilizaron estándares internacionales. La prueba de resistencia a los rayones implica sujetar con una abrazadera una muestra de la superficie a una plataforma giratoria. Luego, un brazo con peso arrastra una aguja de diamante estandarizada sobre la superficie mientras la muestra da una vuelta. El peso se modifica para provocar 10 rayones diferentes. Los rayones se marcan con 4 colores de borrado en seco diferentes, se dejan secar y se limpian antes de evaluar la situación. En caso de que los rayones produjeran daño permanente sobre la superficie, la tinta de borrado en seco permanece dentro del área rayada luego de la limpieza, y el color indica el rayón. En esta prueba, la pintura para pizarra blanca se rayó fácilmente y, si bien lo único que puede rayar la cerámica sobre acero es el diamante, hubo un daño mínimo en esta superficie.


Cerámica sobre acero a la izquierda, pintura para pizarra blanca a la derecha

Durabilidad

Se realizaron pruebas sobre las superficies para determinar su durabilidad, mediante la imitación de un desgaste a largo plazo bajo pruebas de alta intensidad. La abrasión Taber utiliza una plataforma giratoria y papel de lija para medir la resistencia al desgaste y la durabilidad.


Plataforma giratoria de abrasión Taber utilizada para determinar la durabilidad de la superficie.

La cerámica sobre acero muestra muy poca abrasión, mientras que la pintura de borrado en seco quedó erosionada hasta el sustrato. Esto demuestra que la pintura para pizarra blanca no mantiene sus cualidades en áreas de mucho tráfico o no soportará el uso a largo plazo. Con el tiempo, la superficie se degradará y requerirá una nueva capa de pintura o su reemplazo. Por el contrario, la capacidad de borrado de la cerámica sobre acero jamás disminuirá y la superficie no se desgastará con el uso en el tiempo. 

Resistencia química

La finalidad de la prueba de resistencia química es determinar si la superficie soportará la limpieza frecuente, los accidentes químicos en laboratorios y otros entornos difíciles. La cerámica sobre acero es una superficie no porosa, similar al vidrio, elaborada a partir de material inorgánico. Esto resulta en una resistencia a cualquier elemento que intente penetrar la superficie, se trate de bacterias o químicos fuertes. La pintura para pizarra blanca no resiste el uso de químicos, y demostró un desgaste significativo y una reducción en su funcionalidad luego de la prueba de resistencia química.  Esto da testimonio de la longevidad de la cerámica sobre acero en comparación con la pintura para pizarra blanca.

Capacidad magnética

Útil para publicar boletines, anuncios y otros documentos importantes, una superficie con capacidad magnética funcional tiene gran demanda en el mercado. La naturaleza magnética de la cerámica sobre acero es evidente desde su nombre. Al ser un esmalte vítreo fundido con una lámina de acero, la cerámica sobre acero es una superficie de gran capacidad magnética. Las superficies para pizarra blanca pintadas no son magnéticas por naturaleza, de modo que la pintura debe aplicarse a una superficie magnética para que pueda funcionar como tal. Si bien ofrecer capacidades magnéticas no es uno de las cualidades primordiales de una superficie para escribir, sí mejora el valor y la funcionalidad del producto.


La cerámica sobre acero tiene una gran capacidad magnética.

Instalación

El proceso de instalación de las pizarras blancas de cerámica sobre acero es tan sencillo como colgar un cuadro. Acomode los soportes para montaje donde le gustaría colocar la pizarra, marque los agujeros y perfore, cuelgue los soportes y monte la pizarra. Este es un proceso que, sin bien es simple, necesita dos personas debido al peso de las pizarras blancas de cerámica sobre acero. La pintura para pizarra blanca necesita una preparación previa de la pared, incluida pintura, lijado y limpieza. Una vez realizado el paso previo, se debe mezclar la pintura de dos partes. La pintura misma con frecuencia tiene un olor fuerte y se recomienda tener buena ventilación. Luego de mezclar la pintura, se la debe aplicar con rodillo sobre la superficie preparada, con un rodillo sin pelusas. Normalmente se necesitan dos o más capas para lograr una cobertura suficiente. Al lograr la apariencia deseada, se debe dejar secar por un mínimo de 24 horas para que la pintura cure antes de usar.

Conclusión

Tanto la cerámica sobre acero como la pintura para pizarra blanca tienen su lugar en el mundo de las superficies para escribir. Los aficionados al bricolage y las artesanías disfrutan de la versatilidad y la libertad creativa que les brindan los productos de pintura para pizarra blanca. Si lo que necesita es una inversión profesional y duradera, que sea sostenible, resistente a entornos de tráfico intenso y resistente en el tiempo, comprobada por estudiantes de más de 8 millón de aulas en todo el mundo, la cerámica sobre acero es la opción más lógica para entornos educativos, corporativos y de salud. 

Deje una respuesta