Las escuelas están cambiando hacia un aprendizaje activo de los estudiantes


El modelo de aprendizaje tradicional que requiere que los alumnos se sienten y escuchen está dando un cambio radical. Los estudiantes están dejando de ser alumnos pasivos que miran a los profesores demostrar información para convertirse en participantes activos que toman el aprendizaje con sus manos. Las innovaciones tecnológicas, los requisitos cambiantes que el mundo del trabajo y de la investigación tienen sobre el entorno de aprendizaje se transforman en un tipo de frontera nueva y activa de la educación.

Una nueva era creativa

Antes de Internet, los maestros y profesores estudiaban por años para lograr un nivel de información de especialistas para enseñar a las generaciones más jóvenes. Ahora, con suficiente tiempo y determinación, podemos aprender casi cualquier cosa con Google. Esta difusión democrática de la información niveló el campo de juego del aprendizaje. Cualquier persona, desde cualquier lugar con conexión a Internet puede ir en pos de sus intereses y aprender nuevas habilidades.

Grupo de estudiantes reunidos en círculo mirando a un estudiante que comparte información en una pizarra blanca para el aula

Nuestra red global también permite trabajar más interconectados y de manera más compleja que nunca. Los competidores pueden desestabilizar industrias desde el otro lado del mundo y las empresas nuevas pueden derribar a los gigantes con modelos de negocios innovadores. Con los nuevos desafíos llegan nuevas demandas.  Los empleadores buscan contratar talentos con habilidades del siglo 21, como la adaptabilidad, comunicación, creatividad, innovación, para resolver los problemas únicos que enfrentan las organizaciones en la actualidad. Estas habilidades requieren una educación nueva, una que nutra al estudiante como persona integral en contraposición con el conocimiento experto de varias materias. 

La tecnología cambia el aprendizaje

Además de Internet, las tecnologías de grabación de video son más populares y más fáciles de usar. Junto con el acceso a Internet, las funciones de video crearon un nuevo aprendizaje que - cambió la pedagogía. En lugar de escuchar lecciones en clase y practicar en el hogar, los estudiantes miran las lecciones pregrabadas por profesores en el hogar y practican métodos con actividades prácticas y colaborativas en clase.

Dos estudiantes sentados en sillas móviles conversan con una mujer que escribe sobre una pizarra blanca

Este método, al igual que el acceso universal a Internet, hace que el aprendizaje sea más equitativo. Sin importar el entorno de sus hogares o los deberes que tienen fuera del aula, todos los estudiantes reciben la misma asistencia de los profesores cuando aprenden el material de manera activa. Si tienen una pregunta o tienen dificultades, se soluciona al instante, lo que no solo alienta a los estudiantes y les brinda un entorno seguro para practicar, sino que elimina la frustración que muchos experimentan cuando intentan aprender materiales nuevos por sí solos.

El aprendizaje invertido es aprendizaje activo

La información libre y gratuita y el ascenso creativo en el trabajo cambiaron radicalmente el papel del educador y el estudiante. En lugar de ser guardianes de la información, los profesores son guías e instructores. Los estudiantes son los responsables ahora de ser buscadores activos del conocimiento en lugar de absorberlo de manera pasiva. Para desempeñar estos nuevos papeles e invertir el modelo de aprendizaje, las aulas tradicionales necesitan una transformación. Filas de escritorios fijos no llevan a un aprendizaje activo de los estudiantes. Los profesores y los alumnos necesitan entornos de aprendizaje activo que permitan un movimiento fluidos, que brinden espacio para mostrar y discutir ideas y que faciliten el trabajo en grupo.

Espacio colaborativo con pizarra blanca desde el piso hasta el techo, cubos de almacenamiento y mesa con sillas de color anaranjado brillante y una pantalla de proyección.

Los estudios muestran que cuando los estudiantes aprenden en un aula invertida, su  rendimiento y participación  aumentan. Además, el énfasis en la participación fomenta más interacción entre los estudiantes y con sus profesores. El trabajo en grupo en la escuela prepara a los estudiantes para la fuerza laboral donde muchos proyectos son realizados por equipos multidisciplinarios. También los ayuda a desarrollar habilidades de comunicación y de resolución de problemas.

Un aumento activo

La tendencia del aprendizaje activo está creciendo alrededor del mundo. Según una  encuesta llevada a cabo por SOPHIA Learning, en 2012, el número de profesores que habían implementado un aula invertida era del 48 por ciento, en comparación con el 78 por ciento de tan solo dos años más tarde. Steelcase Education ha colaborado con muchas universidades y escuelas secundarias para crear entornos de aprendizaje activo en todo Estados Unidos y Europa, como por ejemplo el  Institut International de Lancy en Ginebra, Suiza,  la Universidad de Texas A&M y la Universidad de Ciencias Aplicadas (UAS) en Munich, Alemania. Todas estas aulas tienen un elemento común: la movilidad.

Tres estudiantes con laptops reunidos alrededor de una mesa prestando atención a un niño que expone su trabajo en una pizarra blanca

El Dr. Klaus Kreulich, vicepresidente de UAS, dice que lo mejor de las nuevas aulas de aprendizaje activo es la flexibilidad. "Desde mi perspectiva, tener flexibilidad en el aula, lo que le ofrece al maestro la posibilidad de ser más un instructor que un profesor es una gran cosa. Eso significa que los estudiantes trabajan juntos y hablan juntos. Están activados. Dejan su rol de oyentes y lo cambian por uno de personas activas".

Una forma de lograr mayor flexibilidad es con muebles móviles. Próximamente, PolyVision lanzará una nueva pizarra blanca. La pizarra e3 CeramicSteel de dos lados ofrece una superficie colaborativa constante, que les permite a los alumnos y a los profesores personalizar la disposición en el aula según se necesite. Muchas pizarras, una al lado de la otra, crean una superficie de exposición para grandes sesiones de intercambio de ideas mientras que las pizarras individuales definen subgrupos más pequeños.

Hacer que el aprendizaje sea activo

Para ver un aumento en el compromiso, el rendimiento y la preparación de los estudiantes para la fuerza laboral, la educación debe evolucionar.  Los educadores alrededor del mundo están adoptando el aprendizaje activo y cambiaron las pedagogías del aprendizaje para actualizar la educación a los estándares del siglo 21. Con la integración de la tecnología y la movilidad, los estudiantes pueden aprender a través de formas interesantes y desarrollar las habilidades que necesitan para el futuro.

Deje una respuesta