Ventajas de usar herramientas analógicas en la era digital


¿Aún son relevantes las herramientas analógicas en una era de rápidos avances tecnológicos?

Es una pregunta que nos hacemos nosotros mismos cuando las actualizaciones de software son semanales y olvidarse del teléfono significa estar intranquilo durante todo el día. Pero, antes de desechar las herramientas analógicas consideradas como anticuadas, como los cuadernos y las pizarras, conozca las últimas investigaciones.

Una cantidad cada vez mayor de estudios han descubierto que la combinación de herramientas en línea  y fuera de línea pueden fomentar el aprendizaje, la retención y la colaboración. Un reciente estudio nacional de estudiantes de ECAR es el ejemplo perfecto; el 58 por ciento de los estudiantes respondieron que aprendían más en un entorno de aprendizaje mixto, con una mezcla de herramientas digitales y analógicas.

¿Por qué es tan poderosa esta mezcla de herramientas? Cuando se trata de herramientas analógicas, la retención es la clave. En cuanto al mapeo cognitivo, los investigadores han descubierto que el proceso simple de escribir y anotar cosas ayuda a que las personas aprendan y recuerden información. El hemisferio izquierdo se activa especialmente cuando escribimos, liberando la parte creativa del lado derecho del cerebro para desatar todo su potencial. Maud Purcell, un psicoterapeuta y periodista profesional, le comentó a Fast Company: "Escribir elimina los bloqueos mentales y nos permite utilizar más el potencial del cerebro para comprendernos mejor a nosotros mismos y al mundo que nos rodea".

Estos descubrimientos podrían explicar el aumento de las herramientas analógicas, como los diarios y las pizarras. Como dicen los creadores de  Bullet Journal, la tecnología ayuda a que las personas se conecten externamente; pero para conectarse con uno mismo se necesita tomar un bolígrafo y un cuaderno y empezar a trabajar. Lo que estos creadores no tuvieron en cuenta, sin embargo, son las ventajas sociales y de construcción de equipo inherentes a las herramientas analógicas. En particular de las pizarras. Entonces, ¿de qué manera nos ayudan a conectarnos con otras personas las herramientas analógicas?

Son realmente geniales. Con las superficies para pizarras, las personas tienen la posibilidad de reunirse en un espacio y pensar visualmente en las ideas. Este proceso de ida y vuelta y de revisión de ideas, en un tiempo y un espacio reales, proporciona un nivel de conexión que es diferente de lo que normalmente encontraría con la mayoría de las soluciones digitales. Además, las ideas se comprenden mejor cuando se refuerzan de manera visual. Para conocer evidencia de esto, basta con revisar el reciente estudio de la University of Wisconsin, que demuestra que las ayudas visuales pueden mejorar el aprendizaje en hasta un 200 por ciento.

Aula colaborativa con estaciones de trabajo adaptables para los estudiantes y amplias superficies para escribir de pizarra blanca

Claro que no es necesario comparar las herramientas digitales con los métodos analógicos. La belleza está en la combinación. Los descubrimientos del Center for Digital Education han revelado que el 73 por ciento de los educadores que usan una mezcla de herramientas en línea y fuera de línea experimentan un aumento en el compromiso de los estudiantes..

¿La conclusión? Aun con la gran cantidad de formas en la que la tecnología participa en nuestras vidas, el hecho sigue siendo el mismo: cuando las personas expresan sus pensamientos e ideas de manera física, sus mentes participan de forma tal que se libera un potencial mayor de ideas, soluciones y puntos de conexión.

En entornos corporativos y educativos, el mejor camino para el éxito no es optar por uno u otro, sino ambos. Si quiere sacar lo mejor de las personas, hay espacio para la afinidad.